Aquila non capit muscas (El águila no atrapa moscas)

El encaje producto-mercado pasa por ser uno de los elementos más sensibles en el ciclo de vida de una empresa, especialmente en sus inicios, pues sin encaje validado, posiblemente la empresa tenga serias dificultades para prosperar. ‘Product/market fit’ significa estar en un buen mercado con un producto capaz de satisfacerlo. Sin ese encaje inicial la empresa no abrirá´ su segundo (y no menos importante capitulo), como escalar. El PMF se sitúa como paso intermedio entre la validación y la creación de una base de clientes, sometido a la mira innegociable del mercado.

El PMF resulta de vital importancia en la medida que amalgama no solo diferentes sensibilidades de la empresa (más allá de marketing y comercial, aunque no dejen de ser éstos la parte más visible que capitanea este proceso), pues parte de una propuesta de valor que debe ser atractiva, una segmentación de mercado certera, y una llegada al mercado que genere la mejor tracción en el cliente, todo, pivotando con la mayor agilidad posible.

El Product Market Fit es un tortuoso camino por el que las compañías deberán desfilar permanentemente, a medida que aumenten sus retos, bien por entrada en nuevas líneas de productos, nuevos mercados (con el mismo producto), o ambos a la vez (nuevos mercados con nuevos productos). Es una constante que acompañará siempre a la compañía en su viaje al corazón del cliente.

Encajado el producto (oído ese clic), será tiempo de la transición al crecimiento, aprendiendo a escalar de la forma más eficiente, para simplemente, crecer sostenidamente, eso es, de medir tu éxito por el número de clientes que firman en la línea de puntos (pedido) a hacerlo por lo rápido que eres capaz de vender.